Directivos capaces de adaptarse a las exigencias cambiantes del negocio

Desde que comenzó la crisis económica, los modelos de empresa han tenido que reinventarse y, con ellos, sus directivos. Estos han tenido que aprender a adaptarse según las necesidades de su negocio en una época especialmente volátil y donde existe un impacto global.

Hace unos años, las principales cualidades que se pedían en los directivos eran sobre todo capacidad de liderazgo y gestión de equipos. Hoy en día, estas características siguen siendo importantes en un empresario de éxito pero, además, se le añaden otras que se han ido implementando en la actualidad. Un ejemplo de ello es saber adaptarse a las nuevas tecnologías, como Internet y las redes sociales. Por ello, en el panorama actual, el empresario de éxito debe cumplir una serie de cualidades.

Los directivos de hoy en día deben saber delegar

Director hablando con su equipo

Director hablando con su equipo

Los tiempos en los que una sola persona ejercía el liderazgo ya han pasado a la historia. La mayor parte de los estudios sobre este tema, siguen estando de acuerdo en una cosa: es imposible que una sola persona sea capaz de gestionar y predecir lo que puede ocurrir en un escenario tan cambiante como el actual. De esta forma, la respuesta debe ser necesariamente colectiva. Para ello, es necesario que el gerente o directivo comprenda la importancia de contratar personas más habilidosas y con unas cualidades que probablemente él no tenga.

Partiendo de esta premisa, las empresas actuales requieren de un liderazgo más flexible, abierto y participativo, aprovechando el potencial de cada una de las personas que forman su equipo.

 

Capacidad para inspirar y motivar a su equipo

Los directivos que deben posicionarse al frente de una empresa o de un equipo, deben tener el carisma para contagiar a sus colaboradores, independientemente de la situación en la que se encuentre la compañía. En un momento difícil, el directivo no debe ocultar a su equipo las deficiencias o las dificultades que están atravesando, pero tampoco es conveniente incentivar el miedo. Muy al contrario, debe saber manejarse con optimismo y promover la superación entre sus colaboradores.

Es mucho más fácil motivar a un equipo cuando los resultados están siendo positivos, y no hay nada más poderoso que un grupo de personas trabajando por objetivos comunes. Pero el directivo perfecto es aquel que es capaz de extraer buenos resultados cuando las condiciones no son óptimas. Consiguiendo esto, la productividad de los empleados aumentará considerablemente.

Hay algunos empresarios de éxito que han sabido cultivar todas estas cualidades y que se han reflejado en sus empresas, como Jeff Bezos o Bill Gates. Pero ellos sólo son un ejemplo conocido. En nuestro país, contamos con directivos de estas características. En Albenture, sabemos que tú puedes ser uno de ellos. Por eso, te ayudamos a que consigas el buen hacer y, con ello, el éxito de tu empresa y de tus empleados.

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *